• 8 mayo, 2015
  • Tenencia de la tierra en Bolivia

    por Luciana Cristóbal

El cultivo de la soja en Bolivia se concentra en el Departamento de Santa Cruz. En el año 1991 representaba el 37% de la superficie agrícola, pero en el año 2013 alcanza el 52%. Este crecimiento acelerado del agronegocio de la soja ha significado efectos económicos e impactos socio-ambientales importantes como deforestación, contaminación de recursos hídricos y cambio de patrones alimenticios. Por otra parte, dicho  impulso ha permitido la concentración de las mejores tierras en manos de grandes y medianos productores. En el año 2010 los pequeños productores que representan el 84% del total de los productores de soja, sólo tenían control sobre el 24% de la superficie cultivada, mientras que los medianos que representan el 13% de los productores tienen el control de 21% y los grandes que sólo son el 3% de los productores concentran el 56% de la superficie. Es decir de cada 100 hectáreas 76 están en manos de grandes y medianos productores (Fig. 22).

bolivia

Fig. 22. Distribución de pequeños (0-50 ha), medianos (50 a 500 ha) y grandes productores (> 500 ha) en el departamento de Santa Cruz, Bolivia en el año 2010. Fuentes: Cámara Agropecuaria del Oriente (CAO) y Asociación de Productores de Oleaginosas y Trigo (ANAPO) (Bolivia).

 

Por otra parte, la distribución de grandes extensiones de tierras en la región Oriental de Bolivia ha estado vinculada a favores políticos y a hechos de corrupción de los administradores de turno. Con el auge del agronegocio de la soja, comienza a finales de los años 80 la adquisición de tierras principalmente por inversionistas brasileros que son atraídos por los bajos precios, impuestos reducidos y ausencia de regulación ambiental. En el año 2010 el 67% de los grandes y medianos productores son extranjeros, mientras que solo el 33% representan a los productores nacionales. En cuanto a los pequeños productores solo el 31,8% son nacionales y el 68,2% son extranjeros.

En conclusión, en Bolivia la presión sobre la tierra ya descripta se acentúa por el hecho de que la mayoría de las nuevas tierras habilitadas para cultivo de soja, son poco aptas para la agricultura. Así mismo, hay una tendencia a la concentración de las mejores tierras en manos de grandes productores e inversionistas extranjeros del agronegocio de la soja.


logo

Contacto
Fundación ProYungas (Institución Coordinadora)

  • E. info@observatoriosoja.org
  • T/F. 54 381 4253728
  • D. Perú 1.180 · Yerba Buena · Tucumán · Argentina

Instituciones Miembro